Presentaciones

Irene Vallejo: “El único mapa del futuro es el pasado”

Irene Vallejo (Zaragoza, 1979) continúa todavía asombrada por la acogida de su obra El infinito en un junco, un ensayo que, como todos, surgió sin ninguna aspiración de éxito y que, tras triunfar en España y ser reconocido por el Premio Ojo Crítica de Narrativa en 2019, se traduce ahora en treinta países. De su obra han hablado, y todos con buenas palabras, escritores como Mario Vargas Llosa o Juan José Millás, alabando a una autora que aporta una dimensión histórica a sus textos y cuida hasta el detalle la elección de cada palabra.

Para la también columnista de Heraldo de Aragón y El País Semanal, es “esperanzador” que ocurran este tipo fenómenos, a su juicio, “insólitos”, en un mundo editorial lleno de “cálculos y previsiones”. “Está claro que no hay recetas, que las cosas suceden y que todo puede superar las más locas fantasías”, ha señalado Vallejo, en una conversación en streaming con Alfonso Castañán en la Librería Cálamo, donde posteriormente ha firmado ejemplares de su nuevo libro El futuro recordado.

Durante la charla, Vallejo ha encontrado una explicación al hecho de que un ensayo, que siempre parte con expectativas humildes pues el lector en teoría prefiere la ficción y la novela, haya tenido tan buena acogida. “Hay un hambre creciente de conocimiento y de aprendizaje, y quizá en un mundo tan cambiante y tan caótico, y turbulento, nos aferamos a la sabiduría y análisis de los libros, donde encontramos también la calma y la perspectiva, y la capacidad de análisis que nos falta en un presente tan vertiginoso”, ha reflexionado.

El infinito en un junco puede ser un síntoma de todo ello. “Algo está pasando en el ensayo español, como también vimos con La España vacía de Sergio del Molino. Antes, en España, se traducía y no se exportaba tanto, pero ahora vemos que las ideas que se gestan aquí pueden tener salida en otros países”, ha aseverado.

Pero, aunque resulta inevitable comentar su obra anterior, Vallejo venía a hablar este jueves de su último libro, una selección de las columnas publicadas en Heraldo de Aragón y recopiladas ahora por la editorial Contraseña. En el título, El futuro recordado, la autora da pistas de ese juego entre el pasado y el presente que impregna cada una de sus columnas. Para ella, el título no es un oxímoron pues “el único mapa del futuro es el pasado”. “Nuestra forma de conocer es en buena medida recordar”, y ahora después de un confinamiento, en el que hemos descubierto la necesidad de repensar el futuro, se hace todavía más necesario.

En resumen, y como lo describe ella misma, éste es un libro de mesilla para leer una o dos páginas antes de dormir o en un rato de “instropección y reflexión”. Es una obra, además, en la que el lector intuye la forma de estar en el mundo de Irene Vallejo, porque, a fin de cuentas, “reunir artículos es la forma más sincera de autobiografía”. “Cuando haces autobiografía intentas proyectar una imagen, aquí todo es más genuino porque no estás intentando retratarte, sino mirar el mundo”, ha resaltado.

En sus presentaciones, la escritora aragonesa no pierde ocasión, también lo ha hecho hoy, de reivindicar las humanidades que, en esta crisis, se han presentado también imprescindibles ante los dilemas a los que se ha enfrentado la sociedad.

“Hemos tenido que decidir cómo tratar a personas mayores; el valor que deberíamos darle a los cuidados; el dilema entre la economía o la salud, lo que estamos dispuestos a hacer o no…”, y, para ello, ha afirmado, hacen falta también los filósofos y pensadores que nos han precedido.

De todo ello seguirá reflexionando Irene Vallejo en sus columnas, las que empezó a hacer de cinco en cinco, y que hoy dan vida a este libro aportando un análisis sosegado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *